Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Por Joge Aguilar

A principios de julio de 2014 recibí una llamada del Vicepresidente por Honduras, el Diputado Roberto Castillo, preguntándome por mi disponibilidad de acudir en una misión del Parlacen a Arizona para ver la situación de nuestros migrantes. En los últimos meses del 2014, hubo una oleada de niños migrantes de Centroamérica, particularmente de Honduras, Guatemala y El Salvador, a los Estados Unidos. Esta situación generó un drama humano que llamó la atención del mundo entero. Por supuesto que acepté acudir en tan importante misión que me permitiría ver in situ las condiciones por las que atraviesan nuestros compatriotas centroamericanos. El viaje estaba previsto para los días del 22 al 25 de julio. Sin embargo, se requería de la aprobación del gobierno Federal de los Estados Unidos de América para visitar los sitios de la frontera y los albergues. Por lo tanto, el viaje se postergó casi un mes, pudiéndolo concretar del 18 al 21 de agosto.


Acudimos tres diputados: el Diputado Giovanni Jacobs por Guatemala, y jefe de la misión; la Diputada Gracia María Larrave por El Salvador; y yo por Honduras. El lunes 18 de agosto nos recibieron y atendieron en Tucson, Arizona los cónsules de Guatemala de Tucson, Carlos De León, y de Phoenix, María Jimena Díaz; así como la cónsul de El Salvador en Tucson, Ludmila Aguirre. Lamentablemente Honduras cerró su consulado en Phoenix por lo que no tienen cónsules en Arizona, a pesar que fueron más de 17,000 niños hondureños los que recientemente atravesaron la frontera.

La ciudad de Tucson es muy interesante pues está ubicada en medio del desierto, y está pintada con los colores y tonos cafés de este ecosistema. Es plana y muy esparcida por lo que a primera vista no se puede apreciar. Sin embargo, a medida que uno la conoce más, va encontrando y descubriendo sus encantos, como el "Barrio Viejo" que nos recordó a nuestros pueblos coloniales, o el área de la Universidad de Arizona con zonas vivas muy entretenidas. Cabe mencionar que Tucson fue fundada en 1775 por un misionero jesuita español.

Comenzamos nuestra gira con la visita a la frontera en Nogales, a una hora al sur de Tucson. Nos llevó en una Suburban de la US Border Patrol el Oficial George Trevino, originario de Texas pero de padres mejicanos de Matamoros, Estado de Tamaulipas. Hablaba perfecto español, con un leve acento mejicano pero no tan marcado, y se sentía orgulloso de sus raíces, inclusive se presentó como Jorge (aunque su uniforme tenía la "G" de George). Igualmente, el oficial Trevino, de 32 años y recién casado, fue muy atento con nosotros, brindándonos toda la información posible y contestando todas
nuestras inquietudes.